Monthly Archives: August 2014

Acerca de…La triste partida de Robin Williams

Standard

images

Robin Williams tuvo los ojos más bellos, expresivos y dulces que he visto en mi vida.
Su desición de marcharse antes de tiempo nos tomó a todos por sorpresa y nos sacudió profundamente.
Si en el mundo ocurren desgracias todos los días y muere gente por millones de razones diferentes, quizá razones más agresivas e impactantes que un suicidio, ¿Por qué entonces, nos afecta tanto la muerte de un actor de Hollywood que vivió en su vida grandes logros, glorias y alcanzó a cumplir sus sueños?
Porque Robin Williams impactó nuestras vidas durante años a través de su trabajo y su arte genial. Por eso.
Robin Williams dotó de cuerpo y voz a Popeye, nos hizo llorar hasta que nos dolió la panza al interpretar al obstetra croata que trajo al mundo al bebé de Huge Grant en “Nueve meses”, inspiró a millones de adolescentes y jóvenes de mi generación a mirar las cosas desde otra perspectiva y seguir el llamado de nuestras vocaciones con su bella interpretación de Mr. Pritchard en “La sociedad de los poetas muertos”, persiguió y rescató de la miseria eterna al amor de su vida, a través de escenarios dantescos en “Más allá de los sueños”, nos regaló un Peter Pan como nunca lo habíamos imaginado, adulto, realista y alejado física y emocionalmente de la isla de Nunca Jamás en “Hook”. Robin Williams nos dejó con la boca abierta de asombro y admiración cuando dió voz y personalidad al fabuloso genio azul en “Aladino”, tocó las fibras más sensibles de los espíritus masculinos en “Good will hunting”, nos estremeció al  experimentar y traer de vuelta al mundo a Robert de Niro en “Despertares”, nos hizo reir y llorar y reflexionar acerca de los impactos de un divorcio en “Papá por siempre”; nos presentó de manera extraordinaria a un médico tardío de métodos extravagantes en su fabulosa interpretación en “Patch Adams” y nos volvió locos de terror y aventuras en “Jumanji”.
 
Quizá una de las características más importantes de todos los personajes que Robin Williams interpretó para nosotros fue que siempre fueron personajes que traían consigo una reflexión, una moraleja, una lección o una visión del mundo. No eran personajes vacíos, por muy absurdos que llegaran a ser y eso nos hacía salir de las salas de cine inspirados por él, deseando tener algo nuevo que aprender, algo diferente que decir, algo mas profundo que hacer.

 

 

 

¿Por qué voy a extrañar a Robin Williams? Porque forma parte totalmente del imaginario colectivo de mi generación y porque hizo que mi mundo fuera un lugar mejor con sus películas, porque me llenó de inspiración y fantasía positiva, porque siempre quise que mi padre me amara tanto como él amó a sus hijos en “Mrs. Doubtfire”, porque siempre quise que un hombre me amara tanto que estuviera dispuesto a ir hasta el infierno sólo por verme otra vez, porque me hubiera encantado tener un profesor de Literatura como él, que me enseñara la poesía de Walt Whitman de un modo tan inspirador y; el día que me muera, deseo secretamente que mi hombre me llore con tanto amor y sentimiento como Patch Adams lloró a Carin.
 
La última vez que él influyó en mi, fue hace dos años, con su participación testimonial en la promoción del documental “The cove”. Después de eso empecé a participar en las campañas de información para terminar con el tráfico, abuso, secuestro, cautiverio y explotación de cetáceos, especialmente delfines, en el mundo.
 
La triste partida de Robin Williams priva al mundo de un gran talento, de una persona excepcional que hizo grandes cosas dentro y fuera de la pantalla, ( basta con ver los testimonios de las personas a quienes les cumplió un deseo o les dio apoyo moral o económico en tiempos de crisis) y nos recuerda que la depresión, nunca, nunca, nunca debe ser tomada a la ligera o se cobrará la vida de las personas que amamos.
 

 

!Misión bien cumplida! Descansa por fin, oh Capitan my Capitan.

Advertisements